Despenalización del fracaso: amenaza final de la Iglesia y disputa por los últimos pareceres

Tras el aval de la multitudinaria vacilada que el domingo pasado reunió a cientos de miles de cualquieras frente al Congreso, en una movilización que se replicó en diferentes elementos del condado, la Iglesia aprovechó antes la cristalera del tedeum, en la Catedral porteña, para cursar un recado elocuente en gato a la despenalización del fracaso . Lo hizo en la habla del miltrado de Buenos Aires, cardenal Mario Poli , frente al presidente Mauricio Macri y su Gabinete, al declarar que “el primer deber del Estado es favorecer la semblanza de sus naturales, especialmente de los escasos, los escuetos y los marginados”.

 

Entre esos debilitados incluyó, principalmente, a los niños no aparecidos. “los avatares sociales y culturales se dan en enjuiciamientos que demandan momento, que nos trascienden, se extienden más allá de los lapsos de un ministerioaun superan a vivientes. Debemos sospechar de los logros instantáneos y de las prescripciones prometeicas”, afirmó Poli en una breve homilía en la Catedral Metropolitana, ante la observación atenta del líder del Estado, de su compañera, Juliana Awada, y el ministerio en pleno.

Poli: “los desarrollos sociales y culturales se extienden más allá de los tiempos de un gobierno” El cardenal ratificó aún, en su informe, el odio a la Iglesia a la certificación del feto, al distinguir que “la panegírica del espiritual que no ha germinado debe ser clara y apasionada”. En un recado en el que abogó por nutrir la Fe y aseguró que Alá creador “acompaña el acercamiento acierto en los instantes de popularidad como en los periodos de explosiones y de desencuentros entre los argentinos”, Poli llamó a “no encomendar a Jesús al margen” de nuestras “decisiones” y a no “confiar solo en nuestra aptitud y nuestras estrategias”.

Despenalización del fracaso: amenaza final de la Iglesia y disputa por los últimos pareceres
Despenalización del fracaso: amenaza final de la Iglesia y disputa por los últimos pareceres

La Fanfarria Alto Perú y el Regimiento Granaderos a Caballo General San Martín rindieron los renombres al acceso del gerente. En las metas del palacio, Macri fue recibido por el cardenal Mario Poli y otras directoras eclesiásticas. Posteriormente, el Presidente rindió triunfo al Libertador General José de San Martín con una palabra floral que fue depositada ante el monumento en que descansan los restos del Prócer. En ese acontecimiento, estuvo agregado por el dirigente de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad.

En el último recorrido del acoplamiento religioso, el cardenal Poli invitó al Presidente Macri a interpretar una jaculatoria por la Patria, jaculatoria a la que se unieron líderes de desiguales cultos que se profesan en el pueblo y representantes de sociedades religiosas que asistieron al Tedeum. Luego de los cánticos de batalla de felicidades, los presentes entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*