Invocando al Papa Francisco, agreden a pareja gay en una fiesta privada

pedro

“Puto de mierda, levántate”. Pedro ya ni siquiera podía escuchar la arenga que sus agresores le gritaban al oído. Lo habían dormido de un golpe. Sangraba. Ni eso logró calmar la furia de sus atacantes desatada al verlo bailar con su novio en una fiesta privada en una quinta de San Isidro.

Pedro Robledo (21) había asistido junto a su novio Agustín Sargiotto a la fiesta convocada el sábado a la noche por unos amigos que volvían de Estados Unidos. Lo acompañaban también sus dos hermanas y amigos de ellas. En total había unas 200 personas. El clima alegre duró lo que tardó en empañarlo la violencia.

Durante la noche, Pedro y Agustín bailaron juntos y se besaron. Un joven se les acercó y les ordenó que se separaran. “Yo pensé que era un chiste”, confesó hoy el chico agredido en diálogo con C5N. “Con mi novio nos miramos y le decimos ‘¿por qué?’. Ahí se acerca el hermano y nos empiezan a gritar que esta era una familia católica y que estábamos ofendiendo a toda la fiesta y a la familia”. Los dos agresores eran amigos de los dueños de la casa.

Los insultos fueron in crescendo. Les dijeron de todo: “putos de mierda”, “deformes” e insistían en que tenían que irse de la casa. Entre las frases hirientes que les escupieron, hubo una que a Pedro le sorprendió y le dolió especialmente: “El Papa es argentino, no puede haber putos argentinos, ustedes son una vergüenza para la Argentina”. Decirles que él también era católico le valió una trompada en la cara que lo dejó inconsciente.

Pedro cayó al piso y sangraba por la nariz. Sus atacantes lo seguían desafiando al oído. Su novio, hermanas y amigos intervinieron para frenarlos. A las 3.30 fue ingresado en el sanatorio Las Lomas de San Isidro. Recién a las 8.30 volvió en sí (“Yo no recuerdo nada, sólo cuando me desperté y hablé con la médica”). De allí, se fue a la comisaría 5ª a hacer la denuncia.

A raíz del ataque, la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) manifestó su preocupación y pidió que se renueve el debate sobre la necesidad de que el Congreso sancione una nueva ley de penalización de actos discriminatorios.

“La agresión sufrida por Pedro y Agustín es muy grave. Pero más grave es aún que esto ocurre cotidianamente en diversas partes del país y no contamos en la actualidad con una ley de penalización de actos discriminatorios que brinde herramientas efectivas para la prevención de este tipo de hechos. Este año desde la FALGBT vamos a redoblar las acciones para impulsar esta normativa”, afirmó a través de un comunicado Esteban Paulón, presidente de la entidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*